El patrimonio fotográfico de Purranque

En nuestra ciudad existe un legado  fotográfico de alto valor informativo,  en él podemos encontrar testimonios de personas, grupos familiares e instituciones públicas y privadas que  han contribuido al progreso de la comuna. La fotografía nos permite conocer la historia, y  nos entrega un vínculo  entre el pasado y el presente. De ahí que su recuperación es de vital importancia.

Personalmente, me ha tocado cotejar la información de las imágenes con el relato de personas contemporáneas a esa época, y al mismo tiempo complementarla con la información escrita. El acceso a la información no es una tarea  fácil; es preciso dedicarle un buen tiempo, a veces años, hasta que finalmente se puede entregar una descripción  acertada.

Las fotografías de grupos de personas son las más frecuentes en los hogares purranquinos, lo que corrobora la disposición de los habitantes por formar grupos de intereses afines, dando origen a organizaciones comprometidas con la asistencia recíproca; la ayuda al prójimo, es decir, aquellas que no exigían el pago de remuneraciones. Sin duda, el Cuerpo de Bomberos, la desaparecida Cruz Roja y el Club de Leones entre varias otras, han llegado a ser las instituciones más emblemáticas de la ciudad.

Considero que  la recuperación de  la memoria histórica fotográfica es urgente. Se debe comenzar cuanto antes, de otro modo podría perderse. Pienso que una buena herramienta para lograrlo es la creación de una fototeca digital como fondo histórico documental. Este blog irá implementando el soporte digital en forma gradual para ir dando a conocer el material fotográfico recopilado.  VBS.

Alumnos del Colegio Bernardo O´Higgins de Purranque en el año 1947.

Primera compañía de bomberos en el año 1948

Cruz Roja en los años 60

Integrantes del Club de Leones

Tedeum en la Iglesia Parroquial

Coro Polifónico de Purranque.

Anuncios

Acerca de arrayán

Lo que más disfruté cuando niño, era mi deseo de poder volar. Me construí unas alas de cartón, sin saber que otros ya lo habían intentado. Luego me subí a la copa de los árboles para ver mi ciudad desde arriba; así aprendí a observar el mundo, libre y sin miedo al vértigo.
Esta entrada fue publicada en Historia en Imágenes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s