La casa Mutizabal: una historia con tradición familiar

Junto al recién restaurado Teatro Municipal, se presenta imponente una de las primeras casonas purranquinas que evidencia la riqueza maderera de principios del siglo pasado. Construida en el año 1923, el frontis  de esta casa se mantiene igual como sus primeros dueños la construyeron.

Casa1e (1)

Frente y lado Oeste de la casa Mutizabal.

El refinado trabajo de sus puertas, como las molduras de las ventanas son piezas únicas;  no existen otras en la ciudad. Tal vez, el arquitecto y constructor inteligente puso lo mejor de su creatividad en la hermosa fachada orientada hacia el sur, sabiendo que  podía resistir el riguroso clima sureño; la lluvia y el sol  apenas lograría dañarla con el paso de los años.

PUerta_casa_Mutizabal.

Artesanado en una de las puertas.

En un comienzo esta casa perteneció a doña Esperanza Capel según figura en el listado de los primeros 32 propietarios que se establecieron en la ciudad.

Seguidamente, y por corto tiempo el dueño fue  don Adolfo Schell, un participativo vecino que integró varias instituciones locales.

Para conocer más a fondo la historia de este patrimonio, hemos entrevistado a Rafael Mutizabal Subiabre, descendiente directo de este numeroso clan familiar que por más de 50 años habitó la residencia.  Él nos cuenta,  que en el año 1931 la casa fue comprada por su abuelo materno don Julián Subiabre González, casado con doña Rosaura Vera Cárdenas; este matrimonio tuvo seis hijos, entre ellos sobresalen tres distinguidas profesoras que fueron pioneras en las escuelas de la ciudad:  Lustiana, Celia y Juana Rosa.

En la entrevista nos relata que su tía Lustiana,  la mayor,  estudió en la Escuela Normal de Concepción, y junto con su hermana Ana Celia educaron a generaciones de niñas hasta que las dos jubilaron en la Escuela Nº 3.  En tanto que, Juana Rosa primero fue profesora en Corte Alto y luego en el Liceo de Hombres de Osorno donde enseñaba la asignatura de historia.  Mientras que el único hijo hombre, Rafael Subiabre llego a ser el primer jefe de Correos y Telégrafos.

Entusiasmado con el diálogo, Rafael nos cuenta que su tía Ema, la penúltima de los hermanos tenía talento para el piano, y Ernestina Subiabre la menor se casó con el que fue su padre, Víctor Mutizabal Sotomayor; éste ejerció por muchos años como Oficial de Registro Civil.

Como en todas las familias que cultivan el interés por el saber, el clan  mantuvo el acervo de sus ascendientes, tanto así que en la generación sucesora, los Mutizabal Subiabre, tres de ellos: Víctor,  Amilcar y Guido continúan la tradición por el magisterio, aún más, se casaron con profesoras.

Vitoco2

Profesor Víctor Mutizabal.

Como esplendido patrimonio, y de propietarios instruidos, la residencia   también acogió a cientos de estudiantes que buscaron el saber en la figura del profesor  Víctor Mutizabal; muchos recordarán que incluidos los días festivos atendía en forma entusiasta a sus alumnos.

En los años 90 la casa fue adquirida por la Municipalidad y allí primero funcionó el CEIA  – Centro de Educación de Adultos Integrada de Purranque.  Además se habilitó para Casa de la Cultura y actualmente alberga la Biblioteca Municipal.

La memoria, y tal vez el espíritu de sus primeros moradores no quiere extinguirse.  La casa Mutizabal debe ser restaurada y preservada para las futuras generaciones.

Fuente de datos; Rafael Mutizabal S. Fotografías: Luis Mutizabal M. Texto: Vïctor Burgos Salazar.

Anuncios

Acerca de arrayán

Lo que más disfruté cuando niño, era mi deseo de poder volar. Me construí unas alas de cartón, sin saber que otros ya lo habían intentado. Luego me subí a la copa de los árboles para ver mi ciudad desde arriba; así aprendí a observar el mundo, libre y sin miedo al vértigo.
Esta entrada fue publicada en Historia en Imágenes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La casa Mutizabal: una historia con tradición familiar

  1. Carolina dijo:

    Hermosos y grandes recuerdos tengo de esa casa ,que fue mi hogar por 12 años , en donde era lugar de encuentro para todas las actividades educativas, culturales y politicas. cada rincón de esa casa tiene su historia, que se recuerda con alegria y nostalgia. hay mucho que contar!!

    Me gusta

    • arrayán dijo:

      Carolina, tuve el agrado de visitar a tus padres y colegas en varias ocasiones. También guardo hermosos recuerdos de cada visita; la cultura y el conocimiento de Víctor Mutizabal dejaron huella en varias generaciones.

      Me gusta

  2. Marcia Juri Sarraf dijo:

    Yo con mucho agrado puedo decir que Don Amilcar Mutizabal fué mi profesor jefe cuando estudiaba cuarto medio en el liceo de Purranque ,, siempre lo he recordado con mucho cariño porque fué un exelente profesor y tengo muy lindos recuerdos de él…

    Me gusta

  3. Durante los períodos estivales, todos los jóvenes purranquinos que estudiabamos en otros establecimientos tanto de Osorno, Chillán, Concepción, Valdivia, etc. nos juntabamos a conversar de filosofía, historia, actualidad mundial, nacional y tambíén local. Fueron momentos muy gratos donde los estudiantes que estaban en cursos superiores nos ayudaban. Se formó un número bien homogéneo y todos alcanzamos a estudiar en los centros superiores de educación. Dicha casona guarda muchos recuerdos. Como manera de relajarse, se hacían los famosos MALONES, en diferentes hogares y donde las damas llevaban comestibles y los varones bebestibles. Bien se dice que èpocas pasadas fueron mejores. No estoy muy de acuerdo con aquello, lo que si puedo señalar que son los hermosos recuerdos no se olvidan jamas. Como el tiempo pasa inexorablemente muchos de ellos se fueron a tierras desconocidas, otros al extranjero, pocos somos los que aún estamos cerca de mi Purranque.

    Me gusta

  4. Rafael Mutizabal Subiabre dijo:

    En esa casa naciò mi hermano Amilcar en 1944. El parto fuè atendido por doña Berta Fernandez Bunster. Tengo entendido que mis hermanos Victor Julian y Guido Facundo tambien nacieron en esa casa. Allì tambièn se realiz<o el matrimonio de mis padres, Victor Mutizabal Sotomayor y Ernestina Subiabre Vera.

    Me gusta

  5. Mauricio Montecinos dijo:

    A esa casa fui muchas veces a aprender de historia con ese gran profesor. Hay que rescatarla , un centro cultural, salas de estudio, que se yo ese lugar huele a conocimiento

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s