Encuentro en la Institución Rotaria

Carlos Holvoet Aro, Vicente Montecino Sangsmeister, Mario Hofmann Sabarots, Alfredo Martinez Lehmann, Adriano Ruiz Barrientos, Carlos Fernández Sandoval, Verena Niklitschek de Hofmann y Teresa Caviedes de Martinez

Grupo de algunos rotarios  y profesores en la sede de la institución ubicada en calle Arturo  Prat, al lado del molino San Pedro. Con motivo de la celebración del Día del Maestro, era habitual que el Rotary Club homenajeara a profesores destacados de la ciudad. Esta fotografía fue tomada en el año 1962.

Breve reseña de las personas que aparecen en esta fotografía:

Carlos Holvoet Aro: fue un comerciante e integrante de varias instituciones Purranquinas. Colaborador del Centro de Padres del  Colegio San Gaspar, actual Colegio Preciosa Sangre. En el tiempo que se edificaron los edificios de enseñanza de esta congregación religiosa, tuvo una destacada participación junto a otros vecinos y empresarios.

Vicente Montecino Sangmeister: Alcalde de Purranque, hombre de letras y autor de la Historia de Purranque, en el Cincuentenario de la ciudad en 1961.

Mario Hofmann Sabarots: nacido en Río Negro e integrante del Rotary Club. Después de algunos años se fue a vivir a  Osorno.

Alfredo Martinez Lehmann: propietario del molino San Pedro. Se destacó por su espíritu altruista y, llegó a ser el integrante más antiguo de la institución rotaria desde su fundación.

Adriano Ruiz Barrientos: destacado profesor y director. Ver biografía aparte.

Carlos Fernandez Sandoval: profesor de la Escuela de Hombres Nº 3 de Purranque y posteriormente director de la Escuela Mixta Nº 7 de Corte Alto. Luego se trasladó a Osorno, allí fue por más de veinte años, director de  la Escuela de Hombres Nº 1. Actualmente esta  escuela lleva el nombre de Efraín Campana Silva, y está ubicada en calle Bilbao.

Verena Niklitschek de Hofmann: esposa de don  Mario Hofmann.

Teresa Caviedes de Martinez:  esposa de Alfredo Martines  e integrante de la Cruz Roja en sus primeros años.

VBS.

Anuncios

Acerca de arrayán

Lo que más disfruté cuando niño, era mi deseo de poder volar. Me construí unas alas de cartón, sin saber que otros ya lo habían intentado. Luego me subí a la copa de los árboles para ver mi ciudad desde arriba; así aprendí a observar el mundo, libre y sin miedo al vértigo.
Esta entrada fue publicada en Organizaciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s