La casa Mutizabal: una historia con tradición familiar

Junto al recién restaurado Teatro Municipal, se presenta imponente una de las primeras casonas purranquinas que evidencia la riqueza maderera de principios del siglo pasado en la zona.  Construida en el año 1923, el frontis  de esta casa se mantiene igual como sus primeros dueños la construyeron.

Casa1e (1)

Frente y lado Oeste de la casa Mutizabal.

El refinado trabajo de sus puertas, como las molduras de las ventanas son piezas únicas;  no existen otras en la ciudad. Tal vez, el arquitecto y constructor inteligente puso lo mejor de su creatividad en la hermosa fachada orientada hacia el sur, sabiendo que  podía resistir el riguroso clima sureño; la lluvia y el sol  apenas lograría dañarla con el paso de los años.

PUerta_casa_Mutizabal.

Artesanado en una de las puertas.

En un comienzo esta casa perteneció a doña Esperanza Capel según figura en el listado de los primeros 32 propietarios que se establecieron en la ciudad.

Seguidamente, y por corto tiempo el dueño fue  don Adolfo Schell, un participativo vecino que integró varias instituciones locales.

Para conocer más a fondo la historia de este patrimonio, hemos entrevistado a Rafael Mutizabal Subiabre, descendiente directo de éste numeroso clan familiar que por más de 50 años habitó la residencia.  Él nos cuenta,  que en el año 1931 la casa fue comprada por su abuelo materno don Julián Subiabre González, casado con doña Rosaura Vera Cárdenas; este matrimonio tuvo seis hijos, entre ellos sobresalen tres distinguidas profesoras que fueron pioneras en las escuelas de la ciudad:  Lustiana, Celia y Juana Rosa.

En la entrevista nos relata que su tía Lustiana,  la mayor,  estudió en la Escuela Normal de Concepción, y junto con su hermana Ana Celia educaron a generaciones de niñas hasta que las dos jubilaron en la Escuela Nº 3.  En tanto que, Juana Rosa primero fue profesora en Corte Alto y luego en el Liceo de Hombres de Osorno donde enseñaba la asignatura de historia.  Mientras que el único hijo hombre, Rafael Subiabre llego a ser el primer jefe de Correos y Telégrafos.

Entusiasmado con el diálogo, Rafael nos cuenta que su tía Ema, la penúltima de los hermanos tenía talento para el piano, y Ernestina Subiabre la menor se casó con el que fue su padre, Víctor Mutizabal Sotomayor; éste ejerció por muchos años como Oficial de Registro Civil.

Como en todas las familias que cultivan el interés por el saber, el clan  mantuvo el acervo de sus ascendientes, tanto así que en la generación sucesora, los Mutizabal Subiabre, tres de ellos: Víctor,  Amilcar y Guido continúan la tradición por el magisterio, aún más, se casaron con profesoras.

Vitoco2

Profesor Víctor Mutizabal.

Como esplendido patrimonio, y de propietarios instruidos, la residencia   también acogió a cientos de estudiantes que buscaron el saber en la figura del profesor  Víctor Mutizabal; muchos recordarán que incluidos los días festivos atendía en forma entusiasta a sus alumnos.

En los años 90 la casa fue adquirida por la Municipalidad y allí primero funcionó el CEIA  – Centro de Educación de Adultos Integrada de Purranque.  Además se habilitó para Casa de la Cultura y actualmente alberga la Biblioteca Municipal.

La memoria, y tal vez el espíritu de sus primeros moradores no quiere extinguirse.  La casa Mutizabal debe ser restaurada y preservada para las futuras generaciones.

Fuente de datos; Rafael Mutizabal S. Fotografías: Luis Mutizabal M. Texto: VBS.

Orlando Montecino Sangmeister

don Orlando Montecino Sangmeister

don Orlando Montecino Sangmeister

Don Orlando Montecino Sangmeister nació en Osorno el 15 de Octubre de 1912, siendo el cuarto hijo del matrimonio de don Vicente Montecino Rosas y de doña Juanita Sangmeister Ellwanger. Tuvo como hermanos a Hernán, René, Vicente y Rubén.

Realizó sus estudios en el Instituto Alemán de Osorno. Desde muy temprana edad manifestó su interés por pertenecer a la Armada de Chile, influido por la brillante carrera que en dicha institución había realizado su primo consanguíneo el Capitán de Fragata don Lautaro Rosas Andrade, quien además fue Alcalde de Valparaíso, Ministro de Estado y Diplomático.

En 1938 se casó con doña Irma Billeke Schönherr. De este matrimonio nacieron cuatro hijos: Jaime Orlando, Vicente Francisco, Carlos Manuel y Carmen Irma. Esto redundó en que se estableciera definitivamente en Purranque e iniciara una intensa y fructífera actividad comunitaria que significó un importante aporte en el desarrollo de la ciudad. 

Por su iniciativa o apoyo vieron la luz instituciones como la Cooperativa Agrícola, el Hospital Purranque, la Cruz Roja, el Colegio Alemán, el Club de Huasos, el Rotary Club y muchas otras que sería largo mencionar.

Con la creación en 1941 de la Comuna de Purranque se llama a elecciones extraordinarias para conformar el estamento edilicio las que se realizan el 6 de Abril de ese año. Don Orlando Montecino obtiene una de las primeras mayorías resultando electo Regidor.

El 18 de Mayo tiene lugar la Instalación de la Ilustre Municipalidad de Purranque oportunidad en que los 5 regidores designan a don Emilio Held como Alcalde, establecen el orden de precedencia de los regidores y nombran a los principales jefes de servicios.

En las próximas elecciones, siempre en representación del Partido Radical y especialmente gracias a su carisma e innatas aptitudes de líder, es re-electo, siendo designado Alcalde en 2 periodos y regidor en otros 3, totalizando 19 años consecutivos dedicados al servicio público, contribuyendo al desarrollo y progreso requeridos para transformar el modesto pueblo en una incipiente ciudad. Largo sería enumerar las obras ejecutadas en esa época y que llevan el sello de don Orlando Montecino. Sincero y recto en su accionar, jamás discriminó o condicionó su aporte, lo que lo hizo merecedor al reconocimiento de la ciudadanía. Aun cuando se retiró de la vida pública siempre siguió preocupado de la comuna y frecuentemente concurría al municipio para plantear los problemas que visualizaba, proponer soluciones y trasmitir consejos basados en sus conocimientos y experiencia.

Al referirnos a don Orlando Montecino no podemos dejar de mencionar su personalidad extrovertida, su jovialidad y gran sociabilidad lo que le permitía desenvolverse en todos los niveles donde era querido y respetado. También son encomiables la sinceridad, lealtad y solidaridad en la relación con sus amigos y especialmente el amor por su familia. Siempre estuvo atento a organizar o participar en las actividades conmemorativas, festividades y encuentros sociales. En esta semblanza no será justo el omitir el apoyo y respaldo que permanentemente tuvo en su esposa.

Don Orlando Montecino falleció trágicamente como consecuencia de un accidente automovilístico el 24 de Enero de 1969. Sus funerales constituyeron una impresionante muestra de pesar de toda la comunidad.

Le sobreviven su entrañable esposa Irma, quien ya tiene 95 años y sus 4 hijos todos los cuales de una u otra forma siguen ligados a su querido Purranque.

Como homenaje y reconocimiento a su fructífera labor la comunidad optó por darle el nombre de Orlando Montecino a una importante avenida que ocupa lo que en un tiempo fue el callejón de acceso al fundo de su propiedad,  y  a una población adyacente a ésta en recuerdo a su ex alcalde.

Hoy 15 de Octubre se conmemoran 100 años de su nacimiento.

Fotografías, gentileza de la Sra Cármen Montecino Billeke. Texto VBS.

*Ver enlace

La creación de este artículo motivó a El Austral de Osorno publicar una crónica análoga, con la colaboración y autorización del autor en la edición del domingo 21 de Octubre p.28.

Protagonistas de la historia comunal y provincial

Dr. Juan Hepp Dubiau, Diputado Quintín Barrientos Villalobos, Alcalde Orlando Montecino Sangmeister, Intendente Arnoldo Keim Viertel.

Estimados amigos lectores de Purranque Ciudad:

Después de varios meses improductivos, vuelvo a retomar esta página  para mostrarles una colección de  material fotográfico facilitado gentilmente por purranquinos y descendientes de conocidas  familias de la ciudad.

Sin duda, la fotografía ha llegado a ser el lenguaje más autentico cuando se trata de rescatar los hechos del pasado. La imagen suscita trabajar en la busqueda de referencias y datos. Principalmente, en la identiticación de personas y circunstancias en  momentos únicos e irrepetibles de una sociedad  captados por el lente de la cámara.

La presente fotografía tomada en el mes de Junio del año 1943 nos muestra al Dr. Juan Hepp Dubiau, regidor y fundador del primer hospital de Purranque; al  diputado por la 23º agupación departamental de Osorno y Rio Negro, que además incluía la comuna de Purranque,  don Quintín Barrientos Villalobos, reelegido por tres periodos desde el año 1941 hasta 1953; al entonces regidor y posterior alcalde de Purranque por dos periodos consecutivos don Orlando Montecino Sangsmeister y,  al regidor por Purranque y posterior intendente de Osorno don Arnoldo Keim Viertel.

A continuación, sin el propósito de restar la importancia de los coparticipes de esta valiosa fotografía, les quiero presentar  una reseña biográfica del recordado diputado por Osorno, don Quintín Barrientos Villalobos:

“Nació en Osorno, el 22 de febrero de 1899; hijo de Rosauro Barrientos y Domitila Villalobos.

Se casó en Santiago, el 20 de mayo de 1931, con Amanda Ermelina Harbin Vargas y tuvieron tres hijas.

Estudió en los Liceos de Osorno y Temuco, y en la Escuela Normal de Valdivia; luego ingresó al Instituto de Educación Física de la Universidad de Chile. También siguió estudios de Derecho en la misma Universidad. Se tituló de profesor normalista en 1919 y de Profesor de Estado, con mención en Gimnasia, en 1932.

Se desempeñó como profesor en la Escuela Superior N°1 de Osorno, desde 1919 a 1923; paralelamente trabajó en el Liceo de la misma ciudad, entre 1919 y 1928. Se trasladó a Santiago, fue profesor en el Instituto Nacional, donde ejerció de 1928 a 1937.

También fue desde 1953, corredor de propiedades.

Consejero de la Caja de Crédito Agrario.

Militó en el partido Radical; fue secretario general del partido en tres periodos. Fundador y presidente del Centro de Propaganda Radical “Manuel Antonio Matta”.

Fue elegido diputado por la Vigésimotercera Agrupación Departamental de “Osorno y Río Negro”, periodo 1941 a 1945; fue diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Educación Pública, en la de Hacienda, en la de Vías y Obras Públicas y en la de Asistencia Médico-Social e Higiene.

Integró la Comisión Permanente de Agricultura y Colonización.

Reelecto diputado por la misma Agrupación, periodo 1945-1949; fue diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Defensa Nacional e integró la Comisión Permanente de Agricultura y Colonización.

Nuevamente electo diputado por la Agrupación ya mencionada, periodo 1949-1953; integró la Comisión Permanente de Defensa Nacional y fue diputado reemplazante en la Comisión Permanente de Agricultura y Colonización.

Se destacó como futbolista del Club Deportivo Rangers.

Secretario de la Asociación Atlética de Osorno y su presidente, entre 1936 y 1939. Delegado de Chile al Congreso Panamericano de Atletismo celebrado en Buenos Aires. Fundador de la Brigada de Scout del Liceo de Osorno, organizador del Jamboree realizado en Santiago, con motivo de la visita del Príncipe de Gales al país.

Dejó de existir en Santiago, el 12 de noviembre de 1987.”

Fotografía gentileza de Carmen Montecino Billeke. Texto VBS.

Devoción por el baloncesto

Deportivo Unión Juvenil de Estudiantes.

Año 1970, un dúo de entusiastas deportistas  promueve la disciplina del baloncesto entre los escolares, logrando ganarle a la monotonía del Invierno sureño. Excelente iniciativa llevada a cabo  por  el recordado profesor  Amilcar Mutizabal Subiabre y el funcionario municipal  Mario Torres Inostroza; ambos jugadores, que enseñaron  por años la técnica de este deporte a generaciones de escolares.  El tiempo dio sus frutos; en el año 1983 Purranque  logra el título de Campeón Nacional de Basquetball Laboral.

La fotografía muestra  en toda su riqueza al que más tarde llegó a ser el capitán del equipo de Purranque, en aquel torneo nacional; el profesor de educación física Daniel Navarro, al centro.

Este grupo de  jóvenes basquetbolistas denominado DUJE – Deportivo Unión Juvenil de Estudiantes,  estaba formado por escolares de todos los establecimientos de la ciudad, y la edad promedio  era entre los 8  y 17 años como máximo.

La imagen muestra fortuitamente a cuatro pares de hermanos: Jorge y Tomás Burgos Salazar, Daniel y Rubén Navarro Santandel, Carlos y Armando Rojas Gaete, Víctor y Enrique Arriagada Durán en el gimnasio municipal.

Fotografía y texto. Víctor Burgos Salazar.

Saturnino Aburto Labbé

 Nació en Riachuelo el 11 de febrero  de 1881; hijo de Juan de Dios Aburto Díaz y de Leucadia Labbé Torne.  Fue el primer habitante y afamado maestro constructor  en la naciente ciudad de Purranque.  Se casó con Maria del Rosario Vargas Santibáñez y tuvo siete hijos: Jorge, María Nieves, Rosa Amelia, Agripina, María Luisa, Olga y Blanca Irene.

El primer domicilio de don Saturnino Aburto estuvo ubicado en calle Bulnes, allí compró un terreno a Miguel Santibáñez, donde posteriormente se construyeron las dependencias de la Cooperativa Agrícola. Su hija Olga,  nos cuenta que en un comienzo sus padres llegaron a ese lugar denominado “Punta de Rieles”. Por aquel tiempo, éste era el tope de la línea del ferrocarril al sur,  y también, centro de operaciones de los grupos de obreros que construyeron la vía férrea.

En los años siguientes, don Saturnino compró el caserón del Hotel Maragaño cuando éste dejó de funcionar; paralelamente construyó un anexo; aún en pié, ubicado en calle O`Higgins. Allí vivió con su esposa e hijos.

Don Saturnino Aburto falleció en Purranque el 11 de Junio de 1970, dejando numerosos descendientes; entre ellos al apreciado arquitecto Víctor Aédo Aburto,  la doctora Anita Jara Aburto y Víctor Hugo Jara Aburto; creador del grupo musical “Mochol y Copihue” ; todos nietos de este ilustre pionero arraigado en la historia de Purranque.

 Fuente de información y fotografía: Sra. Olga Aburto Vargas.

San Sebastián Mártir: un legado de fe

Imagen de San Sebastián frente a la iglesia.

Nació en Narbona, Francia en el año 256, se educó en Milán; luego sirvió como oficial superior de la guardia del emperador romano Dioclesiano; sin embargo, por no participar de los sacrificios idolátricos y declararse cristiano, padeció doble martirio. La primera vez fue asaetado, allí sobrevivió,  y la segunda vez fue azotado hasta morir.

La devoción a San Sebastián se remonta con la llegada de los españoles a Chile, la que rápidamente se extiende en ciudades de la zona central.  De esta manera,  a partir del año 1663 se honra al Santo en la ciudad de Yumbel. Sin embargo, encontramos antecedentes en la historia de nuestra provincia, la cual dice que años antes,  el 20 de Enero del año 1600, los habitantes de la antigua Osorno celebraban la festividad del mártir. Ese atardecer, la ciudad es incendiada por los aborígenes, y después de cuatro años de sitio,  sus moradores se vieron obligados a huir y refugiarse en Chiloé.

En la Historia de Purranque de Vicente Montecino, se hace referencia al origen osornino de veneración al Santo y, al asociar el Camino Real con el éxodo de los sobrevivientes:

“Al consignar este hecho de la despoblación de Osorno y huida por el “Camino Real”, lo hacemos por dos motivos, primero por que el camino pasaba por “el paraje” (distrito) nuestro y la ubicación de la futura ciudad no fue considerada sino hasta principios de este siglo, quedando tan cerca.  Segundo porque uno de los motivos por el cual lleva el patrono de la ciudad el nombre de San Sebastián, es en memoria de las víctimas de la  trágica hecatombe osornina y de los que pasaron penurias en el sitio de cuatro años y la huida al Sur, entre los cuales se encontraban religiosos y monjas”.

 

Debieron de pasar 190 años para que las nuevas generaciones regresaran al lugar de sus antepasados. Con la repoblación de Osorno a partir del año 1792 se restaura la devoción y el apostolado del mártir; la fe en Cristo.

El transcurso del tiempo mantuvo el fervor religioso entre los descendientes que se asentaron en los campos y villorrios de la zona; hasta que a comienzos del Siglo XX se une a los orígenes de Purranque. De este modo se coloca la primera piedra de la capilla en honor a San Sebastián el 5 de Mayo de 1922. Posteriormente en 1949 se crea la parroquia y se consagra oficialmente al  Santo como  Patrono de la ciudad.

Fue así como la devoción a San Sebastián mártir viene del pasado de Osorno para quedarse entre nosotros. Ha sido un misterio de fe; y los habitantes de Purranque reciben este legado.

La Primera imagen de San Sebastián fue donada a la comunidad por don Manuel Cerro Espinoza, en cumplimiento de una manda por la sanación de su esposa Amanda Zalazar después de una grave enfermedad, según relata su hija Luisa.

Bibliografía y fuente de datos: Historia de Osorno, de Víctor Sanchez A,  Historia de Purranque, de Vicente Montecino S,  Sra. Luisa Cerro Zalazar.

Fotografías  y redacción: Víctor Burgos Salazar.

Crónica en el Centenario de Purranque

Con ocasión del Centenario de Purranque, creo oportuno reproducir una crónica publicada en el Diario Austral de Osorno, el domingo 17 de Abril del presente año. La elaboración del artículo requirió de la previa investigación de datos en documentos privados y notariales. Así también se consultó el archivo de diarios regionales, y material bibliográfico de historiadores nacionales.

                           Ampliación  Crónica en el Centenario de Purranque, pag 28 y 29.

Sofía Rosas Durán, esposa de Tomás Burgos Sotomayor

                        

     Fuente: Diario Austral de Osorno, 17 de Abril  del  2011. Autor: Víctor Burgos Salazar

Orígenes y proyecciones de una Escuela Emblemática

La historia de Purranque nos cuenta que en el año 1912 ya existía una  escuela en el fundo Dollinco, ésta era de propiedad de don Tomás Adriazola. Luego, a medida que la villa se iba poblando, surgieron otras en el perímetro urbano.

Junto a la creación de otros establecimientos, como la Escuela Bernardo O`Higgins; actual Colegio de La Preciosa Sangre, nace la escuela fiscal más emblemática de la ciudad:

Con la creación de la Provincia de Osorno en el año 1940, se formaron los Grupos Escolares en diferentes ciudades. Aunque, el Grupo Escolar de Purranque fue creado ese mismo año; sus secciones de hombres y mujeres funcionaron  en antiguos edificios de madera. Solo entonces, el 5 de Mayo de 1945 se inaugura la sólida construcción de calle Las Heras.

Las ampliaciones de la parte posterior, como el gimnasio y nuevas salas de clases, estaban por ser entregadas, cuando ocurrió el terremoto de 1960; éstas sufrieron graves daños que hubo que reparar.

Escuela Villa Lo Burgos en Purranque

A continuación, reproducimos una reseña histórica escrita por el director Ardi Vargas Veloso, con motivo del Aniversario Nº 71 de la  actual Escuela Villa Lo Burgos:

Creada por Decreto Supremo el 3 de Abril de 1940 como “Escuela Superior de Hombres Nº 3” del Dpto de Rio Negro en conjunto con la “Escuela Superior de Niñas Nº 4”, creada también en la misma fecha. Funcionaron en conjunto en el llamado Grupo Escolar, en su actual ubicación de las Heras Nº 299.

En 1980, por disposición del Ministerio de Educación clasificaron todas las escuelas del país en relación a la cantidad de alumnos que cada una tenía, fue así como la Escuela Nº 3 quedó como Esc. E-540 y la Esc. Nº 4 pasó a llamarse E-543.

En 1989 un decreto municipal fusionó ambas en una sola quedando como E-540.

Finalmente,  a partir de 1994  por instrucciones ministeriales todas las escuelas del país debieron adoptar un nombre significativo y pertinente al lugar o algún personaje relevante, fue así como por decisión mayoritaria de profesores, alumnos y apoderados de la escuela, se adoptó el nombre de Escuela Villa Lo Burgos como homenaje y recuerdo al benefactor Don Tomás Burgos Sotomayor, fundador de la ciudad de Purranque, quien mostrando su visión de futuro, donó los terrenos para la construcción de esta escuela en calle las Heras entre Balmaceda y 18 de Septiembre.

Carta de  Arturo Alessandri Palma a  Tomás Burgos Sotomayor, año 1934.

En el presente la Escuela Villa Lo Burgos tiene una matrícula total de 400 alumnos atendidos en:  2 cursos de nivel parvulario: Prekinder y Kinder,12 cursos de 1º a 8º Año Básico, 2 proyectos de formación laboral, 5 proyectos de integración escolar. 

También se cuenta con: Laboratorio de Ciencias, Laboratorio de Computación, Sala Audiovisual, Salón de Eventos, Gimnasio, Biblioteca CRA. 

Todos atendidos por un cuerpo docente de excelencia: Profesores titulados y con perfeccionamientos, pasantías en el país y en el extranjero, evaluados como profesores competentes y destacados, pero sobre todo con las energías para darlo todo por los alumnos de esta Escuela.  Este año comienza un nuevo desafío, un compromiso mutuo entre profesores, apoderados y alumnos: es llevar a cabo la ley SEP que significa Ley de Subvención Preferencial en donde todos los recursos asociados a la SEP – tanto los aportes como la subvención, deben ser invertidos y proyectados a través de la Ley de Mejoramiento Educativo, con especial énfasis en los alumnos prioritarios, e impulsando una asistencia técnico pedagógica para mejorar el rendimiento escolar  académico. Tenemos muchas otras metas que cumplir como la reposición de la infraestructura.  Ardi Vargas Veloso.

Insignia de la escuela tallada  en madera     instalada en el frontis del edificio.

Texto y fuente de datos: Ardi Vargas Veloso, Victor Burgos Salazar, Juan Pobrete Vera.     Fotografías y documento: Víctor Burgos Salazar.

Encuentro en la Institución Rotaria

Carlos Holvoet Aro, Vicente Montecino Sangsmeister, Mario Hofmann Sabarots, Alfredo Martinez Lehmann, Adriano Ruiz Barrientos, Carlos Fernández Sandoval, Verena Niklitschek de Hofmann y Teresa Caviedes de Martinez

Grupo de algunos rotarios  y profesores en la sede de la institución ubicada en calle Arturo  Prat, al lado del molino San Pedro. Con motivo de la celebración del Día del Maestro, era habitual que el Rotary Club homenajeara a profesores destacados de la ciudad. Esta fotografía data del año 1962.

Breve reseña de las personas que aparecen en esta fotografía:

Carlos Holvoet Aro, fue un comerciante e integrante de varias instituciones Purranquinas. Colaborador del Centro de Padres del  Colegio San Gaspar, actual Colegio Preciosa Sangre. En el tiempo que se edificaron los edificios de enseñanza de esta congregación religiosa, tuvo una destacada participación junto a otros vecinos y empresarios.

Vicente Montecino Sangmeister,   Alcalde de Purranque, hombre de letras y autor de la Historia de Purranque, en el Cincuentenario de la ciudad en 1961.

Mario Hofmann Saraot,  agricultor nacido en Rio Negro e integrante del Rotary Club. Después de algunos años se fue a vivir a  Osorno.

Alfredo Martinez Lehmann,  propietario del molino San Pedro. Se destacó por su espíritu altruista y, llegó a ser el integrante más antiguo de la institución rotaria desde su fundación.

Adriano Ruiz Barrientos eminente profesor y director. Ver biografía aparte.

Carlos Fernández Sandoval,  profesor de la Escuela de Hombres Nº 3 de Purranque y posteriormente director de la Escuela Mixta Nº 7 de Corte Alto. Luego se trasladó a Osorno, allí fue por más de veinte años, director de  la Escuela de Hombres Nº 1. Actualmente esta  escuela lleva el nombre de Efraín Campana Silva, y está ubicada en calle Bilbao.

Verena Niklitscheck Winkler,  esposa de don  Mario Hofmann.

Teresa  Caviedez de Martinez,  fue una activa integrante de la Cruz Roja local en sus primeros años.  Esposa de don Alfredo Martinez Lehmann.

 Fotografía, gentileza de Luz Angélica Ruiz. Texto Víctor Burgos Salazar

La abnegada labor de un Profesor Normalista

Don Adriano Ruiz Barrientos nació en Curaco de Velez; isla de Chiloé el 20 de Noviembre de 1897. Estudió en la Escuela Normal de Valdivia y después de titularse, se casó con doña Julia Gallardo Vargas, también profesora oriunda de Chiloé. Ambos tuvieron como primera misión, enseñar en la apartada región de Magallanes, allí nacieron sus dos primeros hijos: Adriano y Luz Angélica.

A principios de los años treinta, la familia se trasladó por barco a la ciudad de Puerto Montt, teniendo como objetivo llegar a establecerse en la zona de Purranque. Aquí emprendieron una esforzada labor rural, ambos debieron  repartir sus lugares de trabajo; don Adriano era profesor en Hueyusca; mientras que su esposa doña Julia  enseñaba  en la escuela del sector de Los  Ángeles, antes de llegar al poblado de Crucero.

Don Adriano Ruiz y doña Julia Gallardo al centro,  sus hijos: Adriano, Flor María y Luz Angélica

Su hija Luz Angélica, nos cuenta que después de algún tiempo su madre comenzó a trabajar en la Escuela  Nº 48 de  mujeres en Purranque. Esta funcionó en la calle Santo Domingo; en tanto que, don Adriano enseñaba en la  Escuela Nº 55 de hombres ubicada en calle O`Higgins.  Debido al irreparable deterioro de uno de estos edificios; los que no fueron construidos para este propósito, las dos escuelas debieron funcionar en un solo local en forma alterna, hasta que en el año 1942 se inicia la construcción del Grupo Escolar; actual Villa Lo Burgos.

El Grupo Escolar se inaugura el 5 de Mayo de 1945 con sus Escuelas Nº 3 de Hombres y  Nº 4 de mujeres, donde este matrimonio dedicó gran parte de su magisterio.  En el año 1956 don Vicente Rodríguez; director de la Escuela de Hombres, decide trasladarse a Concepción y asume esta jefatura don Adriano Ruiz; profesor de basta experiencia, teniendo a su haber el crédito de dirigir en dos oportunidades la  Dirección Departamental  de Educación en Río Negro.

El espíritu de entrega, y el sacrificio misionero, era  la consigna del Profesor Normalista. Don Adriano Ruiz como muchos de sus colegas se dedicó por entero esta tarea. El acervo familiar, reflejado en la honestidad, y el respeto al prójimo por sobre los bienes materiales, fue su legado a generaciones de alumnos y a sus hijos.

Don Adriano Ruiz Barrientos  falleció siendo Director el 11 de Junio de 1965. Sus restos fueron velados en su entrañable Escuela Nº 3, donde  centenares de habitantes acudieron a darle el último homenaje al eminente educador.

Fotografía y fuente de datos, Luz Angélica Ruíz. Texto Víctor Burgos Salazar.